Oporto casi 20 años enviando emails y era (en pasado) una de las «herramientas» de Internet fáciles de usar, que lo aguantaban todo, revolucionarias, gratuitas y que prácticamente no habían cambiado en estos años.

Bueno, pues esto se ha acabado: debemos aprender a enviar emails. El email ya no es fácil, dejará de ser gratuito en breve (para empresas) y tiene muchas cosas nuevas para aprender.

 

Pero si lo hago como siempre, ¿qué ha cambiado?

mensajes automatizados, el spam, las newsletters, las decenas (cientos) de mensajes entrantes y salientes de nuestro email han «cansado» a todos, sobre todo a las empresas que no sacan nada de eso, y en cambio están aumentando constantemente sus inversiones en infraestructuras. Hablamos de departamentos de sistemas de grandes empresas y proveedores de correo (por ejemplo Hotmail y Gmail) y comunicaciones (pe Telefónica).

Por tanto, los envíos deberán hacerse bien: todo lo que hacemos a partir de ahora sumará y restará puntos.

 

5 normas básicas: como enviar emails. A estudiar!

  • No envíe un mensaje a una dirección inexistente repetidamente; de esta manera demostrar que no sois humanos o que no está capacitados para utilizar un email a ojos de un servidor de correo (que, a su manera, ya nos ha avisado varias veces). Duro, pero cierto. Elimine las direcciones inexistentes de sus contactos.
  • Envíe emails al mínimo número de destinatarios posible. Y no, no cuenta hacerlo de 5 en 5. Es lo mismo enviar 50 que enviar 10, 10, 10, 10 y 10. Si desea enviar un email a más de 5 personas muy probablemente estará incumpliendo el punto 1 y el punto 3 (como mínimo), además de ponernos «en una fila aparte» para ser revisado a fondo. Si hay que hacer un envío «masivo» (nota de prensa, newsletter, comunicación a clientes, etc.) debemos usar un programa de envío profesional (emailmarketing, ver al final).
  • Asegúrese de que la persona a la cuando enviamos el email estará interesado nuestro email. Hoy día todo el mundo tiene un «silenciar», «bloquear» o directamente «este es un correo no guardadas». Por tanto, evitar: mensajes no personalizados, mensajes automáticos, reenvío debromes / chistes masivos, enviara una BBDD de contactos (por pequeña que sea o interesante que creemos que es el que envíen), enviar comunicaciones a cualquier persona de la que tengamos un email, etc … Cualquiera de estas acciones hará que su reputación (ahora hablaremos) se vea perjudicada. Consejo: personalice uno por uno y envíe emails valiosos.
  • Atento a los mensajes (extraños) de los servidores de correo «undeliberable message», «postmaster», etc. Aprended a leerlos, interpretarlos y actuar en consecuencia (pe elimine destinatarios inexistentes). Ignorarlos es el preludio de una desgracia, probablemente un bloqueo de la recepción de mails.
  • Cuidado con el reenvío de emails ha convertido en uno de los principales focos de bloqueos. Emails que reciba a la «unidad» o «hotmail» o «aquella dirección antigua» y que desea que se reenvíen a otra dirección que «sí usamos» nos llevarán problemas (pe también se reenvía el SPAM). Maduramos. Hablamos con nuestro proveedor de correo o asesoramos acerca de cómo definir alias o como usar un gestor de correo un poco avanzado (carpetas, automatismos, etiquetas, etc.) donde te podamos configurar varias cuentas de email de forma organizada. < / li>

Todos estos cambios están justificados. No podemos olvidar ni uno. Y si no estamos convencido, preguntamos, profundizamos en el tema y apremio para entender la necesidad.

¿Desea unos trucos para evitar tener que seguir estas normas?

No existen, Volvemos a leer el apartado de las 5 normas! Insisteixim en que «no podemos olvidar ni uno. Y si no estamos convencidos, preguntamos, profundizamos en el tema y apremio para entender la necesidad «.

Si alguien nos dice que él tiene un truco, que no le pasa nada, que él sabe … su afirmación falla por algún sitio. O bien le quedan 2 días para que el bloqueen, o bien desconoce que ninguna (o casi ninguno) de los correos que envía llegan al destinatario, o bien tiene el privilegio de estar en una enorme red (pe universidad) donde la reputación cuesta más de perder (y por tanto tiene 6 meses más antes el responsable de la red le corte el servicio), o bien es uno de esos que siempre compra más barato, siempre tiene contactos y nunca paga impuestos sin que la peguen, o bien todo junto a la hora.

Tu reputación cuenta

Aunque el funcionamiento de todo esto es complejo e intervienen muchos aspectos a diferentes niveles (registros DNS, sendero reputation, BackList, abusos, autoridades, certificaciones, scores, etc.) podemos entenderlo fácilmente en términos de reputación .

Ahora nuestro email tiene reputación . Sumamos y restamos puntos y tenemos una «puntación». Cada email enviado por segunda vez a una dirección que existe es un punto negativo. Si sumamos puntos negativos, la cosa se pone fea. Y la peor de las reputaciones de una empresa, es su reputación pública. No, no es una media.

Analizamos cómo funcionamos a nivel de relaciones humanas profesionales, personales o familiares. Si alguien nos falla, su reputación se corrompe a nuestros ojos y costa de recuperarla; y si falla a menudo, su reputación hará que se enfríe la relación, hasta llegar al punto de retirarle la palabra si comete errores graves o demasiado continuados. Entendidos, no? Pues la reputación online es igual.

Si seguimos las normas anteriores, todo irá bien , y al menos harás todo lo posible para tener tu reputación correcta.

Si no las seguimos, tendremos muchos problemas. Nos podemos imaginar 2 días sin emails? Pensamos que si enviamos un email a 100 destinatarios, probablemente estaremos sumando muuuuuchas puntos de golpe y comprando todos los números para tener un problema.

Una solución: envío profesional con herramientas de email marketing

Si necesitamos enviar circulares a los clientes, newsletters, etc. (primero asegúrese de seguir las otras 4 normas) entonces necesitaremos un programa profesional. Ya hemos dicho que «el funcionamiento de todo esto es complejo» y sólo un programa profesional controla todos estos aspectos.

Sólo un ejemplo sobre qué hace uno de estos programas:
Antes de enviar un correo electrónico, pasa un estricto control antispam. Este filtro puede marcar como spam (sumando puntos) por cuestiones tanto sorprendentes como para usar un palabra «sospechosa» en el mensaje o para poner un fondo negro sobre letra gris o por tener dos imágenes y poco texto en proporción o por mil cosas más. Pues bien, este programa nos avisará para que lo corregimos. Tanto fácil como eso.

Y además:
Eliminar de la lista todo usuario que lo solicite (sí, incluye un link con esta herramienta todos los emails), elimina de la lista todo email incorrecto (para no insistir), tiene una estructura de email (HTML) correcto.

Y cuando el sepan utilizar nos gustará:
Controla la efectividad (cuántas aperturas, a quien, etc.), permite segmentar (envío a aquellas personas de habla inglesa residentes en Barcelona y que son hombres), permite tener múltiples listas, proporciona cientos de diseños, es bastante fácil de utilizar (relativamente), se integra con nuestra web, etc.

El mejor? Para listas pequeñas (& lt; 2000) el costo es gratuito o irrisorio (10 dólares al mes).

Uno de los más conocidos es MailChimp.

& nbsp;