Cuando me preguntan por redes sociales los potenciales clientes suele ir algo así como :

– Quiero abrir un twitter/facebook/linkedin.
– ¿Por qué quieres twiter/facebook/blog/linkedin?
– “Porque hay que estar en todas partes”.

¿Por qué se dice «hay que estar en todas partes»? Bueno, porque sabemos de la importancia de las redes sociales, leemos informes, asistimos a conferencias, estamos en Linkedin, navegamos por portales de márketing, hemos visto la película “la red social”, etc…

Pero… ¿Realmente funcionan esos espacios? Fácil y correcta respuesta: Sí. Pero con un matiz: haciendo bien las cosas. ¿O es que improvisáis de la misma forma en todas las acciones de vuestros negocios?

 

Mal enfoque de estrategia en las redes sociales

Si uno abre un espacio de estos “porque toca”, a saco, empezamos mal, muy mal:

  • En el mejor de los casos dejaremos muerto ese espacio, tal y como hacen el 51% de los Twitters sin actividad o el 40% de media del resto de espacios.
  • En el peor de los casos invertiremos una serie de recursos, básicamente tiempo, que de poco servirán.

Imaginemos que utilizamos el recién creado Twitter/Facebook/linkedin/blog… ya lo tenemos y “debemos” utilizarlo. Evidentemente lo llenaremos con “cosas” siguiendo los consejos de algunos artículos de «como triunfar»:

  • «Mi facturación va bien»
  • «Me he comprado una nueva furgoneta»
  • «Qué buen día hace»
  • «Feliz viernes a todos»
  • Nota mental: «debo copiar-pegar noticias del sector»
  • Nota mental 2: «hay que retuitear cosas que me gustan»
  • etc…

Preguntémonos: ¿a quién le interesa esto? ¿Realmente es la imagen que queremos dar a alguien que casualmente se interesa por “lo nuestro”? Si no estamos convencidos nosotros, ¿a quién esperamos convercer?

¿Nos mienten todos los artículos acerca de «como triunfar en las redes sociales»? No. Hay artículos magníficos por la red, como por ejemplo, “Como utilizar Linkedin para general Leads”, “Twitter como estrategia de márketing” e infinidad más.

Pero parten de la base que ya estamos “socializados”. Presuponen una actitud que debemos aprender, asumir y, de momento, “no sabemos hacerlo”. Cuesta.

El buen camino en las redes sociales: el cambio de actitud

Tenemos esa capacidad, ¡ pero no lo sabemos! Nuestra actitud en Internet debe ser la misma que en ferias, comidas de empresa, conversaciones telefónicas o charlas con los empleados/compañeros. No podemos esperar “vender” a través de Internet de la misma forma que en resto de canales si no le prestamos la debida atención con, por lo menos, el mismo esfuerzo.

En los medios en los que estamos acostumbrados a actuar (insistimos: una feria, una cena, un networking…) demostramos expertise hablando acerca de :

  • Los proyectos que nos definen
  • Como está el sector
  • Del intrusismo y como destacar
  • De la mala prensa que recibe nuestro tipo de negocio
  • De cómo cuidamos los detalles o los procesos
  • La unidad de negocio que acabamos de encarrilar
  • La idea de nueva aplicación del producto
  • La innovación de tal nuevo servicio
  • De cómo enfocaremos una campaña de ofertas
  • De qué hemos visto en la última feria
  • De nuestros útlimos proyectos,
  • De como hemos transformado la empresa a los nuevos tiempos,
  • etc…

En cambio cuando nos sentamos a escribir en Facebook, twitter, linkedin, etc… nos bloqueamos. Solo podemos pensar en formalidades, mensajes estudiados y corporativos o en usar esos fáciles botones de «recomendar esto». Por mucho que nos esforcemos, siempre acabamos igual.

En realidad, lo sabemos hacer

Si analizamos nuestro día a día veremos que, de forma natural (por una experiencia y control del resto de medios) comentamos acerca de nuestro negocio y con ello demostramos a colaboradores, proveedores, empleados y clientes que somos expertos y nos diferenciamos del resto (para bien o para mal no hacemos lo mismo que todos). ¡Y somos buenos haciéndolo ya que nuestro negocio depende de ello!

Así que, una vez analizados, incluso apuntados, todos temas que conseguimos sacar en el día a día de forma natural (e inconscientemente) nos daremos cuenta de que sí sabemos hacerlo. Solo queda el tiempo, esfuerzo y las ganas de trasladarlo al nuevo medio: adaptarse y evolucionar.

A la larga se convertirá en algo natural, pero debemos realizar el cambio de chip para llegar ser «social». Luego ya leeremos artículos sobre el poder de las redes sociales y buscaremos como rentabilizarlas… pero primero el cambio de mentalidad y empezar por el principio.

El primer paso, dónde aplicar ese cambio de actitud

Un ejercicio, el primer paso: intentad mantener un blog fresco y regular dentro de una web corporativa útil, actual y diferenciadora. Que sea interesante de verdad, que aporte algo a quien lo pueda leer y habréis hecho el paso más importante. Sin esa mentalidad, actitud y costumbre, más vale que nos olvidemos de las redes sociales. Coged costumbre con eso y dejemos las redes sociales para el segundo paso.

¿Necesitáis un curso acelerado? Adelante, leed cualquiera de los artículos que encontraréis por la red «como triunfar en las redes sociales». En mi humildísima opinión, si no empezáis poir el principio con la «lección 1» (web corporativa + blog), pronto os veréis reflejados en el ejemplo de «Mal enfoque de estrategia en las redes sociales».

Creedme, para los que sí sabemos quién (o qué) fué El Cobi de Mariscal (en el 1992), nos toca vivir tercera/cuarta/quinta adaptación a nuevas costumbres (paradigmas, modos de vivir, formas de expresión, medios de comunicación….). Y esto NO es nuevo: la actitud es la clave.

Y bueno… cuando estemos preparados solo quedará encontrar quien nos defina una estrategia adecuada a nuestros objetivos, nos indique dónde seremos más efectivos, dónde concentrar los esfuerzos, a qué debemos atender/estar atentos/responder, nos configure un panel de control del “buzz”, nos dé una visión externa e imparcial, ,etc… pero ese ya es otro tema.

«Siembra un acto y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosecharás un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un destino»